jueves, 8 de diciembre de 2011

norma

todo este odio.
todo este odio,
  y a quien debo preservar
es a mi:
está
en
mismanos.
todo este odio
y no es contigo.

sábado, 3 de diciembre de 2011

volveré

en este hexagrama había dos figuras, en la montaña el fuego, oculto. no me extrañaba la ocurrencia, sino el cuento que no llegaba a contar como quería que fuera. pensé que soltar era la respuesta acertada. tratando de encontrarle la curva a la existencia me encontré con esa pared de puro chamuyo-chabón.  qué te hacés el gato, turro. el moralista sobre el inconformismo humano de la tortilla rusa. no te la creas-chabón. tu narcicismo y  mi narcisismo ocupan mucho lugar en un solo cuarto de hotel. 

domingo, 6 de noviembre de 2011

divididos por la felicidad

yo quiero ser portadora de un corazón grande. tan grande como mi mejor deseo. tan grande que diluya las mezquindades más pequeñas y a mis demonios. para conquistar esos demonios y ponerlos a mi disposición - o sea usarlos a mi beneficio, como fuerza creadora que emergiera del dolor- tengo que atravesar "pruebas".  paradojas. tengo que afinar la puntería y acertarle a las decisiones, más rápido en menos tiempo. y atravesar las pruebas aunque parezcan, en ocasiones, "ridículas", "una tomada de pelo", "el absurdo mismo", "una burla del destino". es entonces cuando imagino a esos demonios retorciéndose por no querer morir, chillando como un plástico que se quema. hasta que un día encuentre que volví a reir. que volví de la revolución. hasta que un día entienda que cuando pasa ese momento oscuro, viene más luz a mi vida y el corazón es más grande y más fuerte, cada vez más grande, hasta que llegará el día en que lo comprenda todo.   y me diluya en algo más grande.  y pierda el miedo indefinido.  y definitivamente sea certeza.  la certeza de ser portadora de un corazón cada vez más grande. quiero ser un corazón gigante con patas. y brazos. y manos. y

viernes, 28 de octubre de 2011

flechas y rayos

fue un flechazo pronto. quería palabras nuevas. y quería silencios de esos que no se eligen. de esos que nacen sin alternativa porque el placer los ha dejado boquiabiertos, reposados sobre sí mismos. reposados sobre los cuerpos, entre los cuerpos, buscando la mirada, entregando una sonrisa agradecida que lo da todo y ahí fue el flechazo pronto, pero primero fue la electricidad. el rayo de la verdad, el que le vió la cara a dios. cuántas veces. ya perdió la cuenta. porque esas cosas no se cuentan. entonces, empezaron a volverse más sabios los dos, como si juntos hubieran sido alumbrados a un pensamiento nuevo. fue el rayo, fue la electricidad,  fue el silencio.   todo eso y el sabor dulce picante a piel mezclada. y quiero verte pronto. y ya te extraño. pero no es acaso pronto. y qué. y sí. y si. 

martes, 11 de octubre de 2011

cartón lleno



con arnaldo nos conocimos en un antro cerca de la godoy cruz. sonaba música ska y no parábamos de bailar. en un momento, frené porque no daba más y con mi london calling y el cigarrillo para palear la ansiedad, fui a sentarme a un escaparate parecido a una escalera. no buscaba nada, no había mirado a nadie, no tenía ganas de nada que no fuera bailar sola hasta estallar de cansancio y de risa. arnaldo se acercó y amigablemente, empezó una conversación. yo le tomé el pelo al principio y le quise hacer gancho con mi amiga, porque ya lo dije, no me interesaba nada ni nadie, salvo seguir bailando, pero soy una persona amigable cuando estoy contenta. y esa noche estaba contenta. sin embargo, su carta de presentación me interesó. teníamos varias cosas en común -aparentemente- cierta búsqueda artística y espiritual y los años que no vienen solos. al rato, ya estábamos caminando de la mano por la avenida y ya había amanecido. había ciertos detalles que no son casuales a esta altura de la vida, que hacen soñar un poco más allá del ahora. ciertos detalles que toman relevancia cuando dos personas se encuentran, y yo creía que se trataba de un posible encuentro. pero por las dudas, acostumbrada como estoy a los desencuentros y a levantar defensas que se llaman por las dudas, de autopreservación, me quedé quieta y no creí. y sin embargo, pensé, tal vez esta vez, quién te dice... estas cosas llegan cuando menos se las esperan. y también pensé, pará acá. 
en esa quietud del mientras tanto y con cierta prudencia aprendida a los golpes, me concentré en lo que me tenía que concentrar. pero arnaldo, seguía llamando y decía que quería verme cada una de las veces. yo trataba de estar tranquila, centrada en lo importante, hasta que en una de esas veces...

- tenés que saber algo.
- la pucha... sos casado? gay? tenés hijos? sos dealer? te busca la policía?
- pará! no. tenés que saber que está en mis planes irme a vivir a israel. mi familia está allá. 
- y cuándo?
- no sé... primero tengo que construir ciertas cosas acá. 
- entiendo. me imagino que lo que querés construir es pensando en que tu familia crezca cerca de tu familia. 
- si. 
- y decime, arnaldo, disculpame que sea tan directa, creo que te va a incomodar la pregunta porque me incomoda preguntarlo, pero necesito saber: la mujer que elijas para formar una familia tiene que ser judía? 
- sí. si yo pudiera elegir, sí. sería más fácil todo. aunque ciertas cosas no se eligen...
- sienten sé.






viernes, 7 de octubre de 2011

vidrio roto

vivo cerca de una placita hermosa. cuestión que estacionan muchos autos por acá, viendo lo caro que está el estacionamiento en la ciudad. vió? cuestión que desde hace varias noches y días, hay una puta alarma que suena y parece que cada vez que la quieren hacer callar y encender, se vuelve a activar por el arranque de algún que otro colectivo, algún que otro badén de aguita del arroyo maldonado con las cloacas. cuestión que hoy me cansé. le quería gritar algo, pero no diviso de donde viene el apagador y encendedor de alarmas. pero divisé el auto, un auto lindo y muy brillante. pero con un sistema de alarma de mierda. entonces, le pegué un cartelito que espero que haya leido el hdp ése. ratón ya que no pagas por el garage, cambiate el sistema de alarma. no me dio para amenazarlo con tirarle un piedrazo, pero ojalá que lo haya leído. cuando volví del trabajo, no divisé ningún auto molesto. espero que esta vez tenga razón. 

miércoles, 5 de octubre de 2011

xvocada

Sé que la ansiedad es un pulpo que te come la cabeza. Sé que de tantos estímulos, las neuronas tejen caminos inconclusos, que generan razonamientos interrumpidos y después, pensar-escribir se convierte en un puzzle descuajeringado, que sigue caminos equívocos. Sé que eso tiene que ver con tener la conciencia alterada, o  con haber tenido experiencias en las cuales la conciencia empezó a seleccionar datos que ya no eran los típicos datos que sirven para la supervivencia. Datos, estímulos, información. Sé que por eso no puedo construir otra obra que no sea un collage prefabricado, ya digerido por otros. Sé que eso se llama alienación. Supe de la alienación cuando alguna vez ví desde afuera de mi ser, que algo propio y algo ajeno lo constituían. Sé que lo ajeno se llama identificación-yo y lo propio ser-conciencia. Sé que el camino de análisis-autoconocimiento se trata de percibir estos hechos. De realizarme de que soy manejada por eso ajeno, que a la vez, si bien constituye un punto de partida, debe ser deshechado a su debido tiempo, porque me hace padecer. ¿Me hace padecer saberme una imitación, una mímica, un engaño? Me hace padecer el credo. Sé también que es imposible deshacerme por completo de lo ajeno, porque me tendría que pensar fuera de la cultura, y la cultura es inextirpable. Sé que lo propio del ser se llama autenticidad. No tengo herramientas todavía, para descomponer la verdad tras la palabra. También sé, que el disfraz, la careta, sirven para hacer la transición. Y si me pongo a relacionarlo con otras cosas que sé, sé que la dialéctica del movimiento y la quietud son parte del mismo proceso. Acá ya no sé demasiado más y tendría que ponerme a estudiar y practicar filosofía para darle un marco a esta inquietud. 

martes, 4 de octubre de 2011

dancing with myself

si pudiera elegir una manera de dejar este mundo, sería bailando. porque anger is an energy. y la vida indeed lo es. pero no necesito que me prueben los ojos maliciosos, un insight equivocado. qué te importa en qué ando. en bicicleta por el parque centenario. doy vueltas al laberinto que se parece a un cerebro humano y converso con la dialéctica del amo y del esclavo todas las mañanas cuando me pongo al día con el tema de las letras y del análisis. supongo que en una de esas encontraré de qué reirme y será de mi misma. del ombliguismo cotidiano. y podré decir, evitaré si haber causado daño. pero todavía no es auténtica  dicha renuncia si no la imagino extremista y fantástica. en esa fantasía, me fui a meditar a la india porque decidí desear poco y desear poco lo que deseo poco. y vuelvo a hoy. a cero. a resetear la máquina para volver a nacer. como dijeron los ángeles que le borraron la memoria al niño, el niño fue convocado, y eso es responsabilidad paterna y materna. a ellos sí. a ellos que no son una decisión, alguna que otra vez sean una promesa. 

lunes, 3 de octubre de 2011

lo bello y lo bestia



lo bello era libriano. lo bestia también. tenía cara de roberto, pero sin barba. los ojos achinados pero tristes, como de campo. los labios gruesos, la sonrisa perfecta y daba besos zopapa. dejaba la tabla del baño subida. hablaba como gritando. hablaba sin parar, y hacía muchas preguntas. hacía burla de sí mismo y de los demás, estaba en personaje, siempre arriba, como luchando con la inercia de no querer estancarse, y sin embargo, se estancaba la líbido ahí, le iba y le venía el deseo, misteriosamente. son muchas cosas, es la exigencia. es la mediocridad, me decía en tono de intimidad que se confiesa a sí misma. agarraba la guitarra que tenía las cuerdas equivocadas y se zapaba alguna que otra chacarera, pero lo que más le gustaba era el violín de la chacarera. tenía ganas de comerse el mundo, de comerse la ciudad. estaba ávido de experiencias nuevas. estaba ávido y estaba entusiasmado, y se entusiasmó tanto que se la creyó. se la creyó y empezó a descuidar los detalles importantes. se decía egoísta, sin miramientos por el placer del otro. pero a la vez, sin maldad. se decía que más que bueno, de tan bueno, era boludo. y a veces lo era. pero no por bueno, sino por pendejo, por falta de cojones. y sin embargo, sabía poner los puntos. sabía verse a sí mismo, sabía aceptarse imperfecto y abrazar las oportunidades de la vida con tanta alegría que era contagiosa. era agradable estar en su compañía. era agradable y divertido. un poco amoral también, cuando abría la boca, decía cosas innecesariamente difíciles de escuchar. pero no se daba cuenta. se limpiaba las manos en el mantel, aunque tuviera las servilletas de papel frente suyo. se lavaba las manos en ocasiones, se lavaba las manos de irresponsabilidad. y era un pancho. no quería hacer el esfuerzo. prefería comer chocolate y mirar la película, haciendo cucharita, provocando pero dejando con las ganas. y yo pensaba, yo sentía, si venís para eso, entonces andate ya mismo de acá. y una vez se lo dije. le dije, no seas cruel. no seas histérico. qué te pasa. me dijiste a las diez y viniste a la una. qué te pasa. lo increpé con la frustración iracunda de una malco....porque era eso lo que pasaba. no sé, evidentemente, tengo un problema. no te tomés así las cosas, yo te entiendo, no te lo echo en cara y podría destruirte con una palabra si quisiera en este instante, pero no puedo hacerme la tonta, la acá-nada-ha-pasado. te pasa algo. será que estoy con mil cosas en la cabeza, será que quiero progresar. será que vine acá para empezar de nuevo, para librarme de mi padre y de mi pasado. para empezar a vivir mi vida como quiero que sea. será eso. está bien, no te preocupes, pero te recomiendo que veas a un psicólogo. sí. ya sé. yo soy psicóloga, pero me cansa estar todo el tiempo trabajando cuando supuestamente estoy de licencia. porqué tengo que entenderte, porqué esperas que  te explique qué te pasa. querés saber quien sos. ya lo sé. te estás conociendo y te gusta. querés que te diga lo que pienso, te interesa escuchar lo que pienso de vos. te interesa que te diga lo que veo. pero no se trata todo de vos, solo de vos. andá al psicólogo. supuestamente estamos acá, lo bello y lo bestia, supuestamente estamos acá para compartir un momento, un ida y vuelta, no para hacer terapia. sin embargo, estamos acá y damos algo. y esperamos recibir algo a cambio también. pero cuando se da, no se pide. simplemente se da. y simplemente, se acabó lo que se daba. 

jueves, 29 de septiembre de 2011

fin de fiesta

http://www.youtube.com/watch?v=yZmcqsZeetc&ob=av2

digo que calderón se va de la barca.

sink with me
drunk in wine
song me parallels
and lines of
this little good bye
lullaby.

http://www.youtube.com/watch?v=xmC4EfbgVuw&NR=1

sábado, 17 de septiembre de 2011

perro malo, no come ni deja comer

llevar este nombre que me habla en pretérito imperfecto, tiene un plus.  la fórmula con la que acabo de dar insightmente la escucho en voz de mis hermanas, ay nena, nena, si el pretérito no se puede perfeccionar es por inconcluso. y así de inconclusa, con toda palabra, lucía me habla. me dice un secreto: el encanto es una llave que se abre por y para... un soplo de vida, que es el indicado.
duda todavía lucía conjugada en condicional potencial. suspira aliviada, olvidada, la lucía. se aferra al pasado - al lamento del porqué no pudo ser perfecto, aunque ahora esté de moda lo vintage- y no lo suelta. viste lo densa que se pone la mensa de lucía. ay nena, nena. crecé de una vez por todas y hacé de hermana mayor que vos podés y te necesitamos. así que basta, querida lucía, basta. aunque vos te nombres incondicionalmente inconclusa, y vos hayas acostumbrado a penar de pobrecita, vos tratá todos los días un poco. vos, ponele garra, ponele fé, ponele afecto, que mientras tanto, y en gerundio, v´amo andando y perfeccionando el presente.
el clásico que se pone exquisito y asqueroso con la verdad como un creyente fundamentalista, corre el riesgo de volverse un facho más del totalitarismo del hemisferio derecho. uno más de los de hasta la victoria siempre y sin embargo, luz, orden y triunfo, patria y aliento, y sin embargo, elige tu propia combinatoria, y sin embargo, hasta la victoria siempre. y sin embargo, profano sacrilegio, salvame. /luzco/ lucía / luciré/ luciría /lucí /luzca/ luciera /luciese /luciere/luce/se desvanece este nombre que no es más que un yo: yo que ya no tengo nombre: nombre que ya es espejo: espejo que repite eso: eso que es eco y es imágen,: eso que es la maldita norma del engaño. y pronto se desintegra la última palabra, y el último signo fenece. queda nada. queda nada más que eso, palabra desnuda, palabra en carne y hueso.


dedicado a esta familia de palabras:
lux/luz/lucía//cosmos/orden/cósima//victoria/triunfo/victoria//pater/patria/patricia//aura/aliento/aurelio

jueves, 15 de septiembre de 2011

disciplina

urgente palabras! no encuentro qué las defina!. límito y te contengo, me contento con eso. porque diría tremendidades y barbaridades. por eso la impotencia que no encuentra salida a su descarga, se fuga del presente.
la motivación, mierda carajo, se me quedó en el camino y me cuesta levantarme otra vez porque se vienen y se van las ganas. llego a otra decisión. quiero tomar un retiro. se le dice también ayuno. en algún momento de hoy hice stop loco. me ubiqué. el desconsuelo se llora a solas, loco. y me exigí veracidad. algo difícil, como pedir coherencia. algo difícil como también, ya que pedimos, pidamos, pedir voluntad.
voy a contar algo, con las matáforas que sean necesarias.
hoy me sentí triste otra vez porque no encontré lo que suponía que estaba buscando, otra vez. y lo sabía. pobrecita. me dio bronca la puta de la frustración. sonaba en el televisor pura shit, better man, man, better man de pearl jam. y ya me había colocado varias sustancias encima, encima de otro cuerpo. un sucédaneo de la sustitución, pura superstición. eso es lo que mata a tu amor. conformarse no es una opción. no quiero que sea. la puta le estaba dando al conformismo otra vez, por no advertir que la soledad hay que saber remontarla -tomarla a solas- con ángeles, no con idiotas.y menos que menos con los mensos de los demonios.

martes, 13 de septiembre de 2011

jeringoza

yo recuerdo cuando me guiaban desde su experiencia a descubrir mundos mejores, porque suponían desconocimiento e inocencia de mi parte. hoy no puedo sentir en automático, me descalibro con facilidad. intento descubrir algo nuevo, y resulta que está inventado, sólo que elegí recrearlo con imaginación de mosqito.  discurrir y me ríe el encanto que no supone más que traducción a la que no merezco atención. pero no entendí. me perdí en algún signo que interpreté equivocadamente. y no hubo error sin embargo. sólo una interrupción que no esperaba. y así me sucedió durante todo el año que pasó. una vez más desvanecí las promesas que creí sembradas. una a una las semillas que venían del pasado fueron pasando de estación en estación. y brindé a su salud. adiós. adiós. adiós. y hasta pronto. y hasta luego. con astillas me conformé todo este tiempo. pero era cuestión de espina y de escándalo. percibí bien. cambiar de piel. de gallina a reptil.
failure is always the best way to learn.
quiso en pasado despojarme y despejarme la primavera.
ya cura mi perdón.

lunes, 5 de septiembre de 2011

esto también es parte del CV

mulatinho tiene seis años y una sonrisa de sandía. con los lápices de la cartuchera inventa que tiene tres garras de dinosaurio: una verde, otra rosa, otra naranja. me dice, mira me lastimé las garras. y me quiere pinchar la mano hasta dejarme la marca en la piel de la punta del lápiz con cierto sadismo que porque de niños es divertido. pero le pongo un límite. me duele. como a vos te duele la garra lastimada, que porque el tonto hermano con el balón te machucó el dedo gordo y ahora ya no podés escribir. no quiero escribir. me duele la garra. las letras que aparecen en el cuaderno rivadavia de tapa dura, qué son las letras. y como una máquina que se vuelve loca por la abstracción que implica aprenderlas, sin el paragolpes de los normalitos neuróticos, que no vemos sino las sombras, porque la luz nos volvería estúpidos insectos pegados a la fuente, hipnotizados sin poder despegarnos de ese enceguecimiento que tiene el sistema madre. lo mismo con los números. pero los números me gustan más. cuando empiezo a contar no puedo parar. y claro, las letras son finitas. los números son infinitos. y aparecen desperdigados de abajo hacia arriba desde el margen hasta el final del último renglón. y seguiría la cadena si no se terminara el espacio para dibujarlos.
mulatinho me muestra que escribe ahora que la garra está un poco mejor curada. le tuve que decir al padre que se acerque cuando pueda al médico, y el padre me dijo, recién me di cuenta esta mañana, cuando se quiso poner la campera y me dijo que le dolía la manga. por el momento, le pusimos hielo, de la cocina de la escuela. pero el hielo también le duele. y se queja. llorisquea. comprometase a traer el certificado. y trate de que no falte más a la escuela. porque la intervención judicial. y la asistente social. y los informes. vió?
mulatinho vuelve con el pelo chamuscado, una marca de cigarrillo en el delantal y la cara sucia, y las manos sucias. procure ocuparse del niño. yo sé que tiene muchos pesares. que su mujer otra vez se escapó de la casa cuando la maestra le mandó la película del pez payaso y se sintió tan mierda de no poder darle otra cosa distinta, que prefirió ir a la villa a prostituirse para conseguir el pako que la hace pensar en nada, como un zombie, cada vez más chiste, cada vez más siniestro el chiste. mamá se fue al quiosco. a mamá la vinieron a llevar de la comisaría porque había robado otra vez el botín que suponía pagar la prestación que el padre desconfiaba que no estaba dando los resultados que él imaginaba tenían que estar inscriptos en el cuaderno. todos los días, fichá a la misma hora y escribime la fecha así yo puedo controlar que estás trabajando y que hay avances. porque no sé cómo hacer. porque la vida está muy lejos de parecerse al equilibrio estático de la muerte. porque la vida es puro cáos. y a veces te llevás lindas sorpresas.
hoy pido una señal. ya no tengo más ganas, ni más fuerzas de venir a confrontarme con el mundo de los desastres que hacemos los adultos. hoy llevo las plastilinas. las que robé a escondidas de la escuela de los pudientes sólo para hacer un poco de robin hood sin pretensiones. lo que para unos es un desperdicio sin novedades, para otros es alimento esencial. hoy justo se enfermó la maestra, y al chico lo tuvo que dejar en la escuela, porque tenía clientes que atender en la piecita durante la mañana. mulatinho tenía que estar en el aula, pero había un sin fin de bancos vacíos y lo encontré en la biblioteca, en la hora de música. a mulatinho le gusta hacer percusión con el banco y cuando yo le digo que linda que es la música pero no acá ni ahora, me pregunta porqué. le digo, mirá lo que traje. me mira. esto es comida para perros. y la plastilina puede parecerse a un kanikama y también a un girón de cuero para que muerda un cachorro. tengo un hámster, pero se escapó de la caja que era su casa y ahora no lo encuentro. también un gato, que es blanco y es negro, el gato. el gato indio, como le dice alancito, el gato que le rasguño la mano también, porque alancito le debe haber hecho alguna maldad a escondidas y el gato indio, es el gato callejero. el dinosaurio de cuello largo que come árboles, es el dinosaurio jirafa. el dinosaurio que se come a los otros dinosaurios, es el carnosaurio. el triceratop es en realidad el dinosaurio hipopótamo. y el pez gato es el más le gustó a mulatinho en el museo de ciencias naturales cuando se puso a discutirle a la guía que no era un patagonicus rex, sino un dinosaurio gallina.
mulatinho me pide que le invente un escorpión en plastilina azul. después quiere una ballena rosa, y una jirafa amarilla, y después de tanto modelar la plastilina, las guarda con preciosidad en la bolsa de supermercado que le doy de mi vianda del mediodía, me dice, otra vez, mira. se levanta del banco, va a buscar al lugar de las tizas y en el pizarrón me escribe su nombre, impecable. y me dibuja una carita feliz al costado, signo de que hizo las cosas bien. y la carita feliz ahora es la mía, mulatinho. y la x que tacha lo que se equivocó, es ahora mi carita triste, mulatinho, cuando llorabas porque se había terminado el recreo después de que te conté que ya jamás volvería a verte, mulatinho. pero vendría otra persona en mi lugar a hacer un mejor trabajo. cuando te contaba que vos me habías enseñado tanto, que eras un dinosaurio ángel en mi camino.

martes, 30 de agosto de 2011

integración


dragón, perdoname. luché todo lo que pude. peleé justo. dragón, siento que se me abre el pecho una vez más, y siento también que no puedo hacer nada más que sentir lo que siento. siento que se hace trizas mi vanidad. y me siento viva. siento compasión. siento, dragón, que crezco. aprendo, y quiero dejarte ir, dragón. sé, si resisto es por el temor a estancarme en vacío. pero después, dragón, siento que un alivio triste convive en pacífica contradicción. soy con vos, dragón.

lunes, 29 de agosto de 2011

pancrítica

lo que se pierde, se transforma, amor.
pido al cielo que no haya tormenta en el cruce próximo.


y el estéreo me suena a mono en auto:
- i´d rather dance than talk with you...
y yo pienso, me quiso decir que no quiere hablar conmigo? porqué? no le gusta lo que digo? no me entiende. sólo me quiere coger. mejor me voy. chau.
pero saber que en realidad escuché mal un sonido, than no era. era &.
-malpensada.
-equivocada.
- arrepentida?
- confundida.
- ansiosa y desorientada.
-Ja!
- miedo.
-una idiota más.
-un boludo menos.


sábado, 27 de agosto de 2011

in silence

borbotón de palabra que disfraza lo que no hay. maquillaje de elegante sin sentido. cuando en realidad, se trata de elevar plegarias a lo simple. ante el hecho natural vuelto arte a los ojos del que adora esa sorpresa con encanto y quiere apresar el instante para sí. instantáneo encuadre a la sensación de lo efímero; frío y las escamas del río. holanda y los canales del río paseando en bicicleta por los años 40, el día estaba turbio y molestos los adoquines. quizás al final seamos sólo un patchwork de objetos de consumo, que es como decir que el collage posmoderno ya no cree en el amor, sólo en la avidez.

lunes, 22 de agosto de 2011

yo amo mis fantasmas

tuve que bajar un cambio. no me quedó otra. yo seguiría la pelea. o capaz, peor, encendería una pelea sólo por el orgullo que el yo me pide inflamado de odio soplando su resentimiento. no puedo ser más honesta que esto. me da verguenza admitir que en mi cabeza de burjois con champagne, me preocupa que no encuentro donde se escondió la falsa modestia disfrazando un brutal narcicismo. cuando en el fondo todos sabemos que esto no perdura, sólo hace el débil intento de su débil deseo, pero al menos, te digo a vos que criticas pero que jamás hiciste nada distinto de lo que esperaban de vos, hay cosas que no se eligen, hay motores que te guían desde siempre y no tienen un porqué original de respuesta. son como los pecados, existentes desde el comienzo de la ley y del orden, de la palabra, de la escritura, de la pluma y de la espada. te digo a vos, que amás lo que hacés, que no entendés qué te mueve pero te dejás mover por eso que sobrevive a tus falsas ilusiones de identidad, no hay mejor escape, ni mejor cura, que hacer algo con la locura. la locura dañina, esa molestia que convive con nosotros todos los días, y a veces se escuende y a veces arremete con crueldad.
es la escuálida voz que mendiga palabra, la mala palabra que se cuela por algún indicio de sonido parecido, el reclamo del esclavo, la dependencia del amo, ataduras, malas ataduras, como los nudillos de los amantes partidos, pero en última instancia tenés la libertad de elegir si querés encadenarte o volarte lejos de la matriz de los rencores prehistóricos, de los enganches perniciosos, de los remaches de silencio a escondidas, y de toda es mierda que hay que bucear para encontrar el kit de la cuestión. arremangate, sacate los anillos, y meté las manos en el pantano de pus de la herida que aún supura intoxicada. expulsá el mal de tu vientre. vomitá los demonios. sacate al alien de encima. limate las cadenas. ahí está.
estoy de viaje, pero no viajo sola.

sábado, 20 de agosto de 2011

de ver dad


desperdigando tiempo en lo-que-no-fue, lo-que-el-viento-se-llevó. creo que debe ser el mini clima noruego, el microclima de una habitación burbuja burguesa la vie en rose. margarita se fuma un chino fino con el vasito de caña al lado, sabor canela, sabor clavado, por si se le ocurre algo mejor en qué pensar.
- como el junco, dijo una vez Estela. El junco y el agua del hexagrama chino, wu wei.
hoy en día se le dice wi fi.
-es el movimiento como esencia, sin oposiciones voluntarias, cuando corre el río, el arroyo, el mar o el estanque. depende de qué lugar le quieras dar a tus sentimientos, mongui.
- hoy me parece que están estancados, por decir así, y no llamarlo aceptación, que es más positivo.
- pero qué es esta búsqueda desesperada, margarite?
- es la diversión, la gran diversión, del ya y ahora. la del yo. "no sé lo que quiero pero lo quiero ya".
- pero margaritta, te acuerdas de lo que dice ese alemán?
- pequeñas alegrías, amor sin avidez.
- conceptos, puras blablerías, margarita. ponelo en práctica, cerebro de reptil? supervivencia.
- ponelo en práctica, cerebro de mono. el corazón es el momento.
- pongamos que el humano tiene dos puños de manos con imaginación en el cerebro, ponele x. ponele, colgarse de la antena de dios y seres paranoicos.
- te confundís ahí. puede ser paranormal, pero si le das miedo reptil y encima le ponés mono corazón, tenés que salvarte del yo y sentirte parte de la galaxia. ponele, aceptación. tempura. no sé qué otra palabra le pondría. el tiempo cura. y la premura de volver a verte. que es de color verde esperanza esmeralda. porque verde loro sería verde envidia. así es. qué lindo sería viajar a la verde selva de verde vida. porque mejor no le damos vuelta la palabra, de ver.
- se ha de ver.
- se verá.
- sea verdad.
- sea.

jueves, 18 de agosto de 2011

la disolusión

hay dos finales pendientes. siento que si no quiero no puedo seguir avanzando. como las crónicas visitas del colón irritable. hubo un noviembre que intentó ser hasta marzo, pero se pospuso para febrero. y así llegué desde las montañas para internarme en los subways submarinos de esta gris ciudad entre orugas amarillentas de pasajeros impacientes del qué-tedio. y en uno de esos sueños, uno se pensó envenenado de brujerías. qué boludo! lo dejo a tu criterio paranoide vecino. aquí se tallan cuerpos y esencias. ese es mi trabajo. yo no quise pero quise varias veces y no me resultó la receta. así que cuando te encontré entre la gente de aquel domingo, sentí que era justo pasar a visitarte. y así te conté del porqué y del para qué de todas esas cosas que quise decirte antes. contemplé la desintegración que nos había separado y nos fuimos de paseo. porqué dudarlo si te conocía de antes? no pude suprimir sentirme inequívoca y esquizofrénica al mismo tiempo. lo trash quedó en el tiempo. la certeza de lo que quedó había resucitado con las mismas preguntas de antes. alas cuales por el momento no encuentro den respuestas. porque esperar respuestas es suspenderse en el tiempo. y la vez pasada aprendí a suspender el suspenso. si me quedo quieta entonces, es porque debo procesar dos finales. porque una convivencia frustrada, porque un enamoramiento que aún persiste, y una sola convicción rescatada, un ideal fucking ideal que a veces me deja muda y estupefacta. mudanza tras mudanza. tarada como una pared de madera que se descompone con la hunedad hecha musgo que le deja el mar cada vez que visita sus orillas. cómo se gasta esa pared hasta desintegrarse en el mar alegre, sereno. y le vinieron las cosquillas. le comieron las costillas. horripilante, tengo que dar dos finales dos. estructura y teoría. macana y memoria. el tiempo destruye el tiempo diluye el tiempo.

desilusión

miércoles, 17 de agosto de 2011

innegable

cansada de inventarle a cuerpos extraños
el amor que no les pertenece
descubrí en la raíz cuadrada
de esas falsas fórmulas,
la inversa, la potencia
del trayecto que me une a vos.
y me acordé otra vez,
y otra vez, coincidimos.
lados de cuerpos conocidos
que se aman y ya, procuré
no tengo que mentir más.

la semilla necesita tierra, aire, luz, agua, pero sobre todo, tiempo.

viernes, 12 de agosto de 2011

niños del mundo, uníos

kokoschka - children laying


FACUNDO CABRAL- vuele bajo

No crezca mi niño, no crezca jamás
Los grandes al mundo le hacen mucho mal.
El hombre ambiciona cada día más
Y pierde el camino por querer volar
Vuele bajo, porque abajo
está la verdad. Esto es algo
Que los hombres no aprenden jamás.

Por correr el hombre no puede pensar
que ni él mismo sabe para donde va.
Siga siendo niño y en paz dormirá
Sin guerras ni máquinas de calcular.

Vuele bajo, porque abajo
Está la verdad.
Esto es algo que los hombres
No aprenden jamás.

Dios quiera que el hombre pudiera volver
A ser niño un día para comprender
Que está equivocado si piensa encontrar
Con una chequera la felicidad.

Vuele bajo, porque abajo
Está la verdad.
Esto es algo que los hombres
No aprenden jamás ...

No aprenden jamás.

EL SERMÓN DE LA MONTAÑA

Evangelio de San Mateo


CAPÍTULO V.

-EXORDIO: Las Bienaventuranzas.

1. Y viendo Jesús a todo este gentío se subió a un monte, donde habiéndose sentado se le acercaron sus discípulos.

2. Y abriendo su divina boca, los adoctrinaba, diciendo:

3. Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

4. Bienaventurados los mansos ó humildes, porque ellos poseerán la tierra.

5. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

6. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia o de ser justos y santos, porque ellos serán saciados.

7. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

8. Bienaventurados los que tienen puro su corazón, porque ellos verán a Dios.

9. Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

10. Bienaventurados los que padecen persecución por la justicia o por ser justos, porque de ellos es el reino de los cielos.

11. Dichosos seréis cuando los hombres por mi causa os maldijeren y os persiguieren y dijeren con mentira toda suerte de mal contra vosotros.

12. Alegraos entonces y regocijaos, porque es muy grande la recompensa que os aguarda en los cielos. Del mismo modo persiguieron a los profetas que ha habido antes de vosotros.

13. Vosotros sois la sal de la tierra. Y si la sal se hace insípida, ¿con qué se le volverá el sabor? para nada sirve ya, sino para ser arrojada y pisada de las gentes.

14. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede encubrir una ciudad edificada sobre un monte.

15. Ni se enciende la luz para ponerla debajo de un celemín, sino sobre un candelero, a fin de que alumbre a todos los de la casa.

16. Brille así vuestra luz ante los hombres, de manera que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.


lunes, 8 de agosto de 2011

otro estrago anda suelto

- che, alguna novedad de kung fu?
- si, boluda. me invitó a salir este miércoles, pero no tengo ganas.
- uy no!
- y qué le puedo contestar? no tengo ganas...
- bueno, decile que te gustaría, pero que no podés... que en otro momento.
- te parece?
- si!
- pero si el flaco es un pesado, para qué le voy a contestar?
- no sé, para tenerlo ahí, como segunda opción...
- pero eso es de histérica, boluda.
- no. eso es de mina.
- de mina histérica. de mina boluda.
- y pero si el chabón es un histérico...
- si, pero no me interesa.
- estás segura?
- no.
- para eso borralo directamente, y cortale el rostro. es más fácil. ah, pero todavía no le contestes. por las dudas.


Mientras tanto imaginaba el resto del diálogo y quién sería kung fú. Me pareció conocer a un tipo que podría encajar perfectamente con ese apodo que le puso la amiga, al chongo de la amiga. Kung fú tiene treinta y pico al pedo. Las minas más curtidas le huyen porque lo intuyen demasiado complicado al pedo. Tiene actitudes paranoicas y ambivalentes. Se hace el profundo, pero resulta ser un superflúo prejuicioso. Es dañino y peligroso. Impredecible en mal sentido. Demasiado crítico, le falta tacto y hace bandera de su honestidad sospechosa. No deja en claro lo que quiere. Sólo le interesa, como a la minita, tenerte ahí, por las dudas, para orgullo de su egomanía. Te cuenta que escribe poemas, te los muestra y a vos te parecen una cagada, y cuando lo lees no te animás a decirle lo que pensás, pero no hacés ningún comentario. Te vende que toca la guitarra, y cuando se pone a tocar la guitarrita, y te dice que lo suyo es la improvisación sobre las canciones que suenan, te suena extraño, porque no te parece que el flaco que dice que su pasión es la música y los desarreglos musicales, realmente la tenga clara en lo que eligió como su pasión y motor de vida. Desconfía de vos, porque le serviste un líquido verde, que le hizo acordar a la absenta, pero que vos te encargaste de mostrarle que era licor de los Benedictinos de Victoria. Asocia eso, con el poema que escribiste de Yiya Murano, y piensa que lo quisiste envenenar, porque le bajó la presión en la fiesta a la que fueron, cuando en realidad eso fue culpa del paraguayo que se encargó de manguearle a los flacos del tablón, porque la cerveza ya se había acabado. Vos tratás de explicarle que las licencias poéticas, por algo son licencias, porque te metés en otro personaje y aprovechás para sugerir ciertas cosas que mejor mantenerlas en la fantasía, pero él no engancha eso, y menos engancha la explicación que le querés dar de cómo nació ese poema. Fue por la isla de Murano, la que tuviste la suerte de conocer en algún viaje, y que hiciste un juego con esa escenografía que parecía sacada del mismo infierno, porque la isla huele a azufre y porque viste cómo hacían para soplar el vidrio, pero eso a él no le interesa. A él le interesa decirte que se alejó porque le diste miedo y porque hiciste un comentario de la carrera política de tu viejo, pero a él no le interesa saber de explicaciones y vos ya te hartaste de darle explicaciones a alguien que le interesa un comino lo que tengas que decir, sino lo que él piensa. Los prejuicios, como vos le llamás. Se dice y se desdice todo el tiempo. Te llama y después se arrepiente. No lo entendés. Te cuenta que está cansado que no tiene tiempo, que está con mucho laburo, pero nunca te dice qué carajo está haciendo. Sólo le interesa chamuyar que es un hombre de cultura, que le gusta salir con sus amigos que son hombres de cultura. Que porqué no le presentás a las otras minitas que escribieron ese libro, y vos le decís, si querés, fijate en los contactos, que están el pie de página. Te dice que está cansado pero que todavía puede dar patadas voladoras y que le gusta caminar. Que ya no toma "alcol" y ya no fuma nicotina. Nicotina, porque lo otro no es capaz de convidar. Te pide la tuca de flores que sobró de la noche, y después te llama para decirte que tienen que dividir los gastos. Vos le decís, la próxima invitás vos, pero la próxima jamás llega, porque ya te cansó. Porque ya lo borraste. Porque no entendés cómo a pesar de toda la sarta de boludeces que se mandó, incluida la invitación a bailar el tango con un comentario de si puede llevar amigas, y vos le decís, si sabés que sí, traé a quien quieras, hacé lo que quieras, pero no me jodás más.

domingo, 31 de julio de 2011

encomienda

no me gusta la historia, estoy con prisa. no aguanto esperar. me confundo diversión con alegría. la ciudad me espera inquieta de demandas y presiones. recién, en el cenit de la tristeza común, ví algo que me cambió la perspectiva: un hombre con un barrilete rojo y una niña pequeña emocionada si el cometa remontaba vuelo. si todo es entre movimiento y quietud, lo verdadero permanece. confío en el tiempo. ya no es antes.
no vivo de escribir
vivo para escribir

cheta arrepentida

cheta arrepentida
llora de noche
llora a escondidas
duerme en brazos anónimos
busca retazos cómodos
afligida
pobre cheta arrepentida.
nació en la casta equivocada
iba a un privado de padres divorciados
jugaba al hockey hasta que metió un gol en contra
entonces, se dedicó a escribir poesías
de pobre cheta arrepentida.

sábado, 30 de julio de 2011

escenas de amor en tiempos de mierda


escena !
-che, llamaba para avisarte que me voy a casar. no sabía si decírtelo, pero vos me hiciste prometerte, allá tiempo y hace lejos, que te avisara, capaz que con la ingenuidad de creer que te ibas a olvidar definitivamente, pero te vas a dar cuenta de que ahora que te avisé, no bajás la cortina ni en pedo.
- te parece?
- si. estoy seguro. ahora, yo no sé qué haría si fueras vos la que me dijeras que te vas a casar (no me la bancaría, no sé para qué cuernos me caso)
(tengo cara de pelotuda, no? ya me parecía)

escena !!
- che loca, cómo andás tanto tiempo? estuve pensando en vernos y se me ocurrió, vos tenés amigas solteras para presentar? digo, así yo presento a mis amigos solteros y todos felices.
- sí, claro.
- que sea en tu casa, digo, así, si nace el amor, está el cuarto de arriba para los amigos enamorados...
- claro, mi casa no es un bulín.
- son estos tiempos modernos...
- ok, moderno. estoy con dos amigas en casa en este momento, traete a dos amigos y si querés algo para tomar y-o fumar...
- no, gracias. (no pude conseguir amigos, porque no tengo ni uno) ya no fumo ni bebo.
(sí. tengo cara de pelotuda)

escena !!!
- ey nena, me doy cuenta que tenés un temita con la delantera. si tuvieras tetas podrías hasta llegar a ser vedette. no te las querés operar?
- y dale! (y vos te podés operar el pito que parece que no te diste cuenta, pero lo tenés medio torcido)
(definitivamente, a pelotudo, pelotuda y media)

escena !!!!
- hola piba, no querés que vayamos a tomar un cafecito uno de estos días? yo soy casado y divorciado y vuelto a casar, tengo dos hijas de tu edad, y soy un pija bárbaro, te cuento lo que hacía a tu edad, te hubieras muerto por mi. pero ahora como estoy grande y con mañas de viejo, necesito probar que me puedo levantar a una pendeja como vos. ojito que las cosas se hacen a mi forma, la mejor fórmula. a mi siempre me dijeron, mejor agarrarlas de jovencitas, así las hacés a tu manera. te invito a tomar un café, pero cuando nos despidamos voy a querer encajarte un beso en donde vos no querés que te de un beso, acaso qué te pensabas, que te la iba a dejar pasar... vos confiaste, pensaste, este tiene dos hijas de mi edad y está casado divorciado y vuelto a casar, pero jamás te esperaste el retruque del beso que viste que iba a llegar y le corriste la cara a tiempo, y tampoco te esperabas que te mandara un email para contarte que la pasé bien ayer, y tampoco te esperabas que dos días mas tarde te volviera a escribir algo que ni siquiera intentaste abrir para leer porque ya con el título del asunto te agarraron naúseas.
(sí. evidentemente, no sólo tengo cara de... soy pelotuda)


miércoles, 27 de julio de 2011

humanos o bailarines.

es que ahora que me he dado cuenta, no sos ni vos, ni vos, ni vos, ni nadie, nadie jamás. nadie real, sólo la proyección del ideal que ciego al fín tomando indicios afines de las manifestaciones a disposición, cosa de justificar el metejón. cosa justificar, el atrevimiento y la aventura. la pérdida momentánea de la cordura en pos de acompañar el momento harto de soledad y de ansiedad. pero esto es tan abstracto que no le llega a nadie al corazón. te describo un detalle, creo que viene al caso, seguí buscando en las librerías que merodeaba durante algún tiempo, esa edición del libro del bretón. y con este detalle significativo, hago publicidad de lo privado, una gran ocasión para guiñarte el ojo y mandarte un besito, ruidoso, volador, entrometido. bon jour... cuánto tiempo ha pasado... mon sieur. te mimo a lo lejos. te incluí en uno de mis collages del horror. te cuento, brindo a solas a tu salud, mon sieur. mi cielo y mi sol, mis estrellas. hoy leí casi las últimas páginas de esa novela rusa, en ese idioma hay otro detalle encantador que se dignó el traductor de acercarnos: adiós y perdón, son la misma palabra en su idioma. otro detalle encantador, película annie hall, reflexión final del tal singer, quedan los huevos, las musas, ideas en las que refugiarse, gérmenes de la próxima creación que nos salven de la cotidiana alienación,
es que ahora que me he dado cuenta, abrojos que junté en el camino de la memoria, como una media que se sumerge en el campo, buscando su par, buscando su abrojo. lo abstracto me ayuda a despegar, a despejar la mirada de detalles cursis y me subo al techo de la mentira, para zambullirme de lleno en el abismo que siempre me sombrea un contorno como el soplo de la virtud y la llama que inunda de razones a enumerarse, enmudecen en mi calma y me refieren un límite, el horizonte.
soy de encapricharme como una cabra muda que de necia se estanca en su propia huella. deformando esa huella hasta transformarla en un chiste de su esencia, un chiste que alguna vez me dio gracia, que hoy me entristece cuando no entiendo. cuando me empedro de ideas absurdas . creo que lo hago a propósito.

martes, 26 de julio de 2011

caninos incisivos

sensibles vulnerables permeables palpables llegables tocables abiertos tamizando la red que permite que se filtre no todo pero casi todo sorprendibles creyentes clásicos y modernos amables inocentes criaturas puras y castas como del cielo cayendo transparentes claras y yemas auténticos perceptivos receptivos acogedores contempladores contestatarios
sensibles insensatos. con los cables cruzados. incomprensibles.
- che, qué te pasa? cuando ponés esa cara
- de incredulidad y de ojete
- si. da miedo.
- viste a los cínicos. tiene raíz de canino. diógenes. el perro cínico. hay una serie nueva que se llama wilfred y es genial. un pibe que habla con un perro que se le aparece humano solo a él como un tipo disfrazado de perro. cada episodio es sobre una emoción. y el perro siempre le enseña algo al pibe. es un detalle decir que conoce al perro cuando se está por suicidar. pero es una comedia hermosa. happiness. trust. fear. acceptance. respect. y hasta ahí llegué...
- no, ni idea. yo a mi papá le decía cínico y no quiere decir eso. es como esos tipos que no creen en nada porque no creen en sí mismos. escuchate ésta: yo me quería ir para uruguay con unos amigos de mochileros y el tipo insistía todo el tiempo, no vas a llegar, te volvés al cruce zárate-brazo largo. vas a ver. no vas a llegar. obvio que me fuí igual y llegué hasta donde quise, pero el tipo es así, no para de insistir en que falle.

sábado, 23 de julio de 2011

liniers-retiro

el pato era un pibe que me encantada de pendeja. estábamos en segundo año y usábamos el uniforme de las polleritas escocesas y de los pantalones grises porque era mixto y laico. y de un solo turno. sí. había chetos chetos y chetos de otras cualidades. pero chetos, al fin y al cabo, era un privado.
el pato era repetidor de segundo y venía a nuestra escuela, pero era de hurlingham. de las familias irlandeces y católicos. tenía esos ojos de ese verde tan especial que es el del gringo campesino. y para colmo medio achinaditos, de onda grunge de los de verdad cuando vivía nirvana, no de los caretas. le gustaba sumo, las pelotas, y hurlingham, claro. leía anna karenina a los quince años. se decía comunista. y a mi me encantaba. lo sentía extranjero a los aires del bellavistensis comunis y quería conoceris.
el pato me flechó de una y sin peros. yo justo salía del aula y salía al pasillo cuando entraba el que la directora presentó como "chico nuevo" que iba a ser nuestro compañero hasta quinto año de la secundaria. quinto lo dí libre en el extranjero. segundo, fue mi primer beso y la revolución industrial. y tengo el honor de decir que fue culpa del pato. tercero la agonía de pensar una y otra vez la respuesta
- me da lo mismo.
cuarto, la mudanza a san martín y música en bicicleta. quinto, otra mudanza, esta vez, tejas.
el pato después me contaron porque no lo ví nunca más, se hizo vegetariano, tuvo un romance platónico con el elías, cultivó maría en la quintita de la quinta isabel la católica mientras honró a bob marley con la redemption song. hasta que decidió irse a vivir a san martin de los andes para trabajar en una librería. Por el medio pasó por la de filosofía y se tuvo que poner algún traje durante algún tiempo, pero no tardó demasiado en decidir que era momento de irse, a buscar otra suerte o quien sabe qué, a otra parte.

viernes, 22 de julio de 2011

muda

analfabeta emocional,
huérfana de lenguaje,
de padre y madre, habla
la muerte de negro, a mis espaldas;
de blanco, la novia a sus alas abrazada.
bendice y maldice caprichos;
contornos que morimos.
y mientras ella cree que seguirá siendo lo que es
nosotros también sabemos, bah...
escuchamos
que muere
que renace
y que
reina cielos
estrellados.

lunes, 18 de julio de 2011

omnipotencia = impotencia

te chamuscó el cerebro encontrarte con una mina que de pulseada como tipo, que amenazara con convertirse al catolicismo a medida que le confesabas tu revisionismo ruso, que toda historia da miedo al final, tragedia o comedia. y así debimos despedirnos, como si mañana como si tal vez quizás. en modo subjuntivo, de modo subjetivo, y habiendo entendido algo que al principio no estuvo tan claro como ahora. es tan claro como la obsesión cuando es obsecuente se convierte en escritura y en nostalgia de uno, no de a dos. pero seguí buscándote y me pareció encontrarte más adelante, en nuevas caras, en nuevos gestos, en nuevos carácteres (y qué carajo es esto? un gran dejavu?) resumían aquello que ya había pasado, y vislumbré ese mismo reconocimiento de entonces, que siendo reformulado siguió impulsándome hacia adelante queriéndome refugiar, otra tal vez. al final, no he ganado más que a mi misma y queda a mi criterio entender de una vez y para siempre, de una vez y para siempre lo que no logro concluir. lo mato y revive. entonces ya no es la instancia conocida, es la dulce nada, indestructible imagen de aquello que imaginé hace tanto tiempo atrás, volviera hacia mi una vez más.
puedo todo puedo nada.
mhisterioa.

la necedad necesaria

mientras tanto me detengo
y miento, sí. miento.
quisiera no salir jamás a la vida
como no sale el pájaro que no quiere volar todavía.
afortunada aún creo,
de tener el tiempo más adelante,
el tiempo que te estoy perdiendo en este momento
si entretenida me olvido de que te estoy aburriendo.
necios quienes no quieren evitarse del peligro a tiempo.
y sin embargo, es por ese peligro
que aún me detengo.
que aún sigo,
que aún miento.



sábado, 16 de julio de 2011

un puñado de verdades


c'est pour ca je veux te dire


el arte se llama y es un pornstar fálico narcicista -como cataloga lowen alexander. se acuesta sobre mi cama como si ya pensara venirse a instalar a mi casa, porque también es invasor y expansivo. es la coraza -pienso mientras lo miro, ese halo de brillo autorgulloso e impenetrable. pero rompe el hielo con un par de verdades que detonan algún trayecto extraído del autoconocimiento y se salva de su propia creencia. ha pasado tiempo consigo mismo, se sabe y se ríe de eso: soy ésto y lo que conocés. yo también lo percibo.
el arte se llama y se pone a hablar de que trae con su guitarra, hojas sueltas de atahualpa yupanqui. y sabe que por ahí también pudo entrar. como cuando comenta, sé a qué hora cantan los pájaros nocturnos. y me cita tres horarios precisos de pájaros exactos. los mismos que yo escuchaba cuando acampé en la sierra sobre la bosta de caballo, pensé, pero no le dije nada. se llama el arte y con un poco de chamuyo y un poco de certeza, ya me está encantando los oídos.
se llama el arte y es indestructible desde el comienzo. eso es lo escalofriante: lo indestructible. y lo que genera después, lo que humanos llamamos angustia y deseo. piedad humanos.
durante el viaje en colectivo, sabía que estaba haciendo algo que nunca jamás había hecho: invitar a un extraño a compartir un pedazo de noche vacía, y sabía también, que quería caminar por ahí, que me agradaba el trayecto. no podía separarme de él. quería seguir conversando. y lo invité a pasar.
se llama el arte, me dijo. y se pavoneó la primer parte de la noche con su ego real. yo conozco a santa la olla -y a mi qué me importa. pero lo entendí, lo dejé ser lo que quisiera contar. pero le dí algunas pistas. con humor, siempre con el delicado toque de humor que salva tantas situaciones del desastre.
- che, al final sos el super hombre. hacés de todo: arte marcial, bandonéon, murga, filosofía, criolla, armónica, educación popular, política comunitaria y erraticidad. digamos, el perfecto errático de las convenciones humanas. el bombón de la bohemia. pero tu camino es solitario, hombre. y por más que quiera cambiar mi naturaleza auténtica para ser una como vos, desde siempre anhelé el anillo de compromiso y la promesa eterna de una gran familia campestre. sólo vamos a poder conversar por largas horas y entonces también querremos acostarnos juntos, y quizás tengamos una química impecable e insaciable pero luego desapareceremos de la vista del otro, porque sabemos que entre nos, no existen los compromisos. y sin embargo, sos como un imán. S. O. S. ! estoy aterrada. porqué no mejor huyo a la tranquilidad que supe conseguir. qué alivio. algo aprendí de la prudencia y de la rueda del destino: gira más allá de tu voluntad y lo mejor que podés hacer es adaptarte a los recesos, a los trabajos y a los días. dejalo no ser.
- errabundo. eso soy. y fálico narcista.
- la estructura más impenetrable. aún admitiendo lo que sos, no vas a cambiar tan fácilmente de idea, porque eso te autosatisface, y eso te previene de entregarte a sentir. querés tener el control de la situación. por eso te proteges. tu vida antes de perder el control. aunque así también te pierdas de la vulnerabilidad que supone la entrega. sin llevarlo a los extremos, te confieso, yo sería la perfecta sádico-masoquista del cuento.
(para qué!?) le intento buscar algún ritmo a la danza que tiene ese lugar, esa pista de amor entre unos dos. y me siento harta y agotada. ya no puedo más. y sigo corriendo hasta que me topo sin querer queriendo con ese poste que se llama, amor y me dice, stop. calmate. y la vida que es verde, me llama a pasar algún tiempo de tranquilidad. quiero una isla. quiero. pasar tiempo de descanso en algún lugar de esa isla deshabitada, quiero. y me encuentro otra vez con ese que se llama el arte, pero se llama el amor, tirado en mi cama, otra vez expansivo, otra vez fálico narcisista, otra vez tan lleno de sí mismo como un gato indio a punto de explotar. y yo le creo, porque me dice que algo sabe de sí mismo, pero se da aires de que-pare-el-mundo-que-por-ahí-vengo-yo. y yo, no quiero pero quiero. al fin y al cabo, todos cargamos alguna que otra cruz a sabiendas.
y seguía eso que se llama el arte tirado sobre mi cama, y me invitaba a bailar. y le decía que sí una vez más. entonces, no quería más que descansarme en su mejilla y que me tocara por la espalda dirigiendo los costados de la pista de baile, porque reposaba en sus brazos como una paloma herida que quiere calor humano, cerrando los ojos, pensaba, llevame. soledad, llevame lejos. mientras eso se terminaba, se esfumaba con pies de plomo caminando la pista. llevame.
- te enseñaron a bailar como caminando.
- ni idea. me gusta arrastrar los pies cuando bailo. no sé de donde lo saqué. me sale así.
- muy bien, aprendés rápido. sobre todo cuando sentís, pero te cuesta llegar ahí. pensás demasiado. te da miedo sentir.
- si. recién cuando cerré los ojos y me entregué a la música en sus brazos, la pasé mejor.
- me mata la honestidad con la que contestás. el mensaje está pulido hasta su extremo de verdad poética. pero no te duermas. te tropezas con vos misma en el camino, porque el movimiento se va transformando en un halo tan sutil que desaparece y cuando queres remontar, ya te desconectaste y entraste en coma. y suspendida te desmayaste perdiendo la conciencia. ahí te equivocás. anclate a la realidad y desde la realidad remontá vuelo, siempre anclada en la realidad. si no, perdés contacto, te fugas a otro mundo, te extravías. y nos extraviamos todos.
-me estás diciendo que vayamos juntos. está bien. no me había percatado. gracias.
-nos vamos entendiendo. tenés que seguir practicando. pero está bueno, porque aprendés rápido, aunque después volvés al coma, y te elidis.
ausencia del sujeto es sujeto desinencial. jamás sujeto elidido. es inaceptable en gramática. si hacés eso, negas el sistema, te vas al caos, directo al abismo.
yo digo que: j´e. hay un solo canto, dios, a través de las voces de todos nosotros.

jueves, 14 de julio de 2011

guarda palabra


http://www.youtube.com/watch?v=uPR0leEmU_A

LHASA DE SELA . DESDEÑOSA
Aunque me vida este de sombras llena
No necessito amar, no necessito
Yo comprendo que amar es una pena
Y que una pena de amor es infinito

Y no necessito amar - tengo vergüenza
De volver a querer lo que he querido
Toda repeticion es una ofensa
Y toda suspresion es un olvido

Desdeñosa, semejante a los dioses
Yo seguiré luchando por mi suerte
Sin escuchar las espantadas voces
De los evenendados por la muerte

No necessito amar - absurdo fuera
Repetiré el sermon de la montaña
Por eso he de lleva hasta que muera
Todo el odio inmortal que me acompaña

Aunque me vida este de sombras llena
No necessito amar, no necessito
Yo comprendo que amar es una pena
Y que una pena de amor es infinito

Y no necessito amar - tengo vergüenza
De volver a querer lo que he querido
Toda repeticion es una ofensa
Y toda suspresion es un olvido

Desdeñosa, semejante a los dioses
Yo seguiré luchando por mi suerte
Sin escuchar las espantadas voces
De los evenendados por la muerte

No necessito amar - absurdo fuera
Repetiré el sermon de la montaña
Por eso he de llevar hasta que muera
Todo el odio inmortal que me acompaña

miércoles, 13 de julio de 2011

manotazo de ahogado

Manuel Mujica Láinez, El Paraíso, Cruz Chica, Sierras de Córdoba:

el amor cambia sus disfraces.
el amor juega a la galantería,
con antiguas palabras,
el amor se reclina, melancólico,
entre sauces y columnas,
hace bromas, se burla de los celos,
se encrespa, teatral, en el humo de los celos,
multiplica los cálculos,
los engaños, las promesas,
los juramentos gloriosos,
se desmaya ¡ay! se desmaya
y compone admirables escenas,
mientras espía, bajo los párpados entreabiertos,
sutiles;
también escribe cartas sin fin y sin sentido,
con una larga pluma;
rompe papeles,
rompe muchos retratos;
besa retratos,
besa la punta de los dedos;
besa la sombra,
se acoda en las esquinas, con traje de compadrito;
se alza en los balcones de las fiestas sonoras,
con un traje de tul.
cambia disfraces.
cambia incontables disfraces.
y en los solitarios momentos supremos,
el amor es un gran tigre herido,
que va entre los juncos de la noche,
sangrando.



salud


bonus track:

sábado, 9 de julio de 2011

intoxicación

  • hoy me pregunté al llegar a la entrada seiscientos, qué haría cuando llegara a la entrada del número innombrable= lo nombraría por defecto, para surtirlo de un golpe afortunado. seguramente lo haría, para explotar todas las convenciones de las instituciones, lo recordaría y lo haría explícito al anunciarlo porque es un número que hay que enfrentar en la vida; y superar. no te rindas, no te estanques por miedo a cruzar. en lugar de treinta, tengo dos veces quince. o treinta y tres como jesúsa. a qué demonio le importaría si está ocupado haciendo diabladurías por allí. quiero ejercer un exorcismo por escrito. la soledad te liquida. te suicida. te aniquila. y de ahí, empezás de nuevo. bajate del tren. quién te corre. quién te ha corrido. la intuición me confía que sabré cuando despertar de la silla eléctrica a tiempo justo para el encuentro del extraño destino. pero como es tiempo de cierres y de balances, quien sabe qué hubiera a suceder. en las elecciones me interesa lo auténtico. me corre el miedo. correte miedo de mi camino.

parallel lines - kings of convenience:
"parallel lines, move so fast, toward the same point, infinity is as near as it is far."

domingo, 3 de julio de 2011

me río paranáda


no me quisiste conocer pero yo hubiera seguido lo mismo queriendo. no me fuiste indiferente, preciso precisar si fuera necesario. no creo que me olvides tan fácilmente como creerías. hay un antes y un después de este incidente. sembró una pregunta otra hembra que fue sombra de otro hombre. intercalados entre tiempos oblícuos, volvieronsé paralelos uno del otro. no le renunció él a ella, mal que le pesó eso a él. es que me indignó la vanidad que hice del rechazo pero ya me había flechado con la ilusión que completé ansiosamente. cosas que pasan, se dijo cuando decidió retirarse a su prudencia. ya estuvo a salvo. equivocarse dos veces con la misma piedra. hay que ser pelotuda. más que pelotuda, superficial e insufrible. por las dudas he de desaparecer con mi yo a otra parte. y eliminé cualquier evidencia de tu corta pero intensa presencia en mi vida. por las dudas, a ver si encima se me ocurre llamarte y que me cortes el rostro, me daría una verguenza terrible. por las dudas prefiero no tenerte. prefiero privarme de la situación. suspender por un tiempo el juicio malsano que no es buen consejero. no puedo. todavía no es momento. esa foto que encontré a propósito, te pintaba de alma y cuerpo. te encontré sentado en una silla, con la verdulera -como vos le decís- en la palma de tus piernas, vestido de mimo, de anónimo cartoon tira frutas. asomando de costado al presente, engominado de nostalgia cansada por la murga y por la fiesta, cansado por la calle, y pensé, somos dos en la calle, que hoy se maquilla de blanco y negro como una broma que ya pasó de tiempo, y me dió tristeza. no he de salvarte de nada ni de nadie. porqué he de tentarme de salvarte sin antes haberme salvado a mi misma de la ilusión esa que tanto me desespera. tanto como me aterra la incertidumbre. entonces te erradico de semilla en mi vida. germen parásito. por las noches, la soledad. por las dudas, la soledad. tengo una pista quiero intuir, en la que confío. ya me quemé con fuego una vez. ahora lloro antes y así consigo apagarlo a tiempo. la pista es lo que me sugeriste con tu manifestación. te mezclé con mi profesor, y te confundí en recuerdos que aún regresan a buscarme como oleajes de advertencias marrones de leones cansados dándole pulseada a la vida, al padre y a su misterio. te confesé -debí decírtelo- una vez me rompieron el corazón. y te pregunte
- y a vos, vamos nombre, nunca te rompieron el corazón?
y respuestas evasivas te continuaron como hojas de otoño en el flequillo. no lo dijiste en primera persona, pero no parabas de hablar de tu ex, la tan igual a vos, tan música, tan bohemia, tan genial y desgastándose juntos.
- vos sos arravalera, como inés. a inés la conocí en una fiesta en un teatro. tocaba el piano. nos fuimos de gira juntos. cuando la ví me llamó la atención. empezamos a ensayar y ahí me enteré que ya había pasado por otro de los músicos que tocaba conmigo la muy turra.
- no te equivoques. yo no soy arravalera. viví en provincia toda mi vida hasta los veintipico.
- pero es la fantasía de la porteña que le da vuelta la cabeza al provinciano. con inés estuvimos tocando juntos tres meses, y no pasaba nada. ensayábamos juntos y ahí nos fuimos conociendo.
-y a mi me conociste hace una hora. ja.
- si. nada que ver.
y me contaste, sintetizando, la academia del arraval, el arraval de la academia. vos tocabas de oído y ella había aprendido en el conservatorio, y la dialéctica parecía relatarse intensamente. compartían la pasión, y cogían, cogían y compartían la pasión.
- era una relación intensa. sé de lo que hablás.
y pensé, el trío perfecto y perpetuo del cual, luego dijiste, te aburriste porque la acusaste de crónica depresión, y hasta ella lo reconoció. y vos necesitabas reirte en la vida. y ahí me contaste del asado de la noche anterior, cuando la volviste a ver después de mucho tiempo y ella se soltaba el pelo, ella había salido de la rutina, ella estaba perfumada por nuevas compañías, y vos a la vez, con ese fantasma que decís, te persigue desde el pasado. cuando la perdías, la conservabas. a destiempo, como la ironía de todo destino obsesivo. que juntos estábamos completos y que juntos y completos, nos hartábamos de estarlo. porque el deseo, mi señor, el misterioso deseo, necesita explotar de vacío. "eso" nos dice, y ahora qué, y entonces qué. es la gran soledad de la galaxia y una nueva invención a cada momento. es la zanahoria del burro: en tu billetera, la foto de la danesa que te curtiste la última vez que la viste porque se iba lejos, y con ella tu sueño también se iba lejos. nunca te conformaría el presente. y así me dejaste pasar. inés tocará el piano y el acordéon, pero la danesa vivirá en dinamarca y será rubia. y yo sólo te dije modestamente, que tenía la mochila preparada para viajar a bolivia, que quería ir sola. y que también, después, sería tiempo de ámsterdam. y que no pararía hasta intentarlo. y que no pararía incluso, si lo encontraba, porque no tendría miedo. porque iríamos juntos.

lunes, 27 de junio de 2011

movimiento último

otro nombre no le encuentro
al empeño que pongo
en insistir,
y temblorosa,
nado en su otra cueva con mi sombra.
si hace tope con la rocas,
no me asalta ese problema.
me erosiona la paciencia,
anhelar el erotismo que
fuimos, compartidos.
y no tenerte.
no tenerte.

colgar de la pendiente del pasado
y discurrir con lo azaroso que es o no es,
el destino,
nos detiene.
nada es lo mismo.
y sin embargo,
todo sigue.
y sin embargo,
todo me continuará.

intercambio esas figuras,
que en sueños son de música.
el íntimo río que conserva en mí un ritmo,
es el mío.
del rompecabezas que te dí,
disfracé la última pieza.
no pude decirte adiós a tiempo
y te inventé un hasta luego.

domingo, 26 de junio de 2011

esto es parte del CV

en donde yo trabajo, me convocaron para hacer un taller que tenía que dar a las salas verdes de la institución. el proyecto se convirtió en las cuatro estaciones de Vivaldi, gracias a la coordinadora que me dio muchas ideas hasta que prendió ésta. la idea era trabajar a partir de esa obra musical, pero fundamentalmente a través de la expresión corporal, y la expresión plástica. estas actividades también tenían que transmitir algún tipo de vocabulario en el idioma que se enseña en la institución en donde trabajo.
el souvenir final era una germinación por cada chico. cada uno de los noventa chicos se llevaba como trabajo final, un vasito de plástico transparente con algodón y semillas de lentejas y de poroto blanco, humedecidas. no era la idea de que se las llevaran enmohecidas también, pero es parte de las vicisitudes de trabajar un proyecto. se puede ir mejorando con el tiempo. y se vuelve sobre la marcha si se desvía mucho el propósito inicial.
las semillas que germinaban eran los futuros hijos de los niños que participaron del proyecto. por eso había que ser cuidadoso, porque si tenían nombre los vasitos y pedro tenía más suerte que juana en cuando a las semillas que le tocaron en suerte, el aula más ventilada, o el rincón más espacioso de sol, entonces, los resultados eran mucho más aleatorios que un nombre puesto en un vaso de plástico con algodón y semillas humedecidas. por eso, mejor no le ponemos nombre. o mejor le damos a cada uno su planta del bosque.
hubo un niño, que cuando se enteró de que sus semillas, o su vasito, o el vasito con su nombre escrito en indeleble, habían dado poco, se puso muy triste. tan triste que la señorita en cuestión advirtió esa tristeza y me dijo en el otro idioma, que por favor mirara los ojos de ese niño y que hiciera lo posible para injertarle algunas otras semillas de otros vasitos para que él estuviera mejor que en ese momento. y así lo hice. a algunos de estos chicos les daba lo mismo, si hubieran crecido o cómo hubieran crecido sus semillas, pero a él no. entonces le robé semillas germinadas de las dos clases de plantas y las inserté entre los algodones de su plantita. el niño, no se comió el engaño, pero se puso un poco más feliz, al ver que no era tan terrible. hasta que alguna de sus compañeritas, dijo que no estaba dispuesta a llevarse a su frondosa planta a su casa, que la abandonaría en ese mismo instante, porque no toleraba su olor. y fue entonces que se me ocurrió intervenir, sin antes sentirme un poco dolida de ego, porque la piba esta estaba abandonando algo que yo les había querido facilitar, pero respiré hondo y le dije si no le quería dar la plantita a su compañero que tenía una planta más chica y se moría de ganas de llevársela a casa. ahora sólo había que cambiarle el nombre al vaso.
- yo nunca voy a abandonar ésta plantita, a mis plantitas, nunca.
no es ficción. es realidad.

sábado, 25 de junio de 2011

zarpados del co-tedio

fue en la avenida rivadavia casi llegando a puán, o pasando de largo. en la parada de los colectivos de las líneas que van para el mismo lado de la porteñez humana. pero resulta que no eran porteños. eran oriundos de algún río como el paraná. y se reían así, ja ja ja, mientras conversaban de todos los temas disponibles en una biblioteca del dni. convidándose un cigarrillo, porque hacía mucho frío, fue pasando el tiempo. la zarpada dejó pasar su otro posible colectivo, para acompañar en la charla al zarpado y medio. los dos la dejaban bien. el uno y el otro de los colectivos posibles. y lo invitó a su casa. le dijo de tomar unos mates y de conversar otro tanto. el le preguntó si fumaba, y ella le dijo que sí y que
-vení, pasá. ahora las busco. están buenísimas y son de cosecha casera.
zarpado y medio, desenfundó la criolla y se acomodó en el sillón, como si ya fuera su casa.
- es la soledad que te hace esta ciudad.
- el tiempo me irá matando y tu cariño será y será.
al fin y al cabo eran dos extraños y se sentían acompañados como nunca antes. a veces, sucede.


lunes, 6 de junio de 2011

breve

feniz era taurino, había nacido el día del animal. usaba pantalones anchos de skater, una vincha de tela negra en el pelo -largo pero rapado a los costados- y se lo anudaba con un rodete a lo alto. tenía facciones muy lindas. medio árabes, medio tanas, medio gallegas. pero lo que más me gustaba de él era su sentido del humor, su personalidad compleja a la vez que ocurrente, su manera de pensar las cosas al revés del sentido común y obviamente, que era muy protector conmigo. me cuidaba. parecía que me quería. me trataba con mucho amor, pero no cuidadosamente-por-si-se-rompe, sino, concretamente. él decía que le encantaba mi forma de ser, y yo le decía que sólo podía decir eso porque me conocía poco. nos habíamos encontrado en un momento especial, en donde no me interesaba hacerme problemas por las cosas, porque ya había tenido mis problemas y me estaba recuperando. y como al lado suyo me sentía segura, eso sacaba lo mejor de mi. cuando nos acostábamos juntos sentía como sus alas me acariciaban desde la espalda y me daban ese calor que necesitaba para curarme.

sábado, 4 de junio de 2011

sopa y ensalada

el mago diez tuvo ataques de pánico después de que aquella bombachita rosa se le cruzara en el camino. la mina era casada y tenía dos hijos. una nena y un varón. vivían por zona norte y se tomaba todos los días el tren con la bicicleta a cuestas. la mina se la rebancaba. y también, era medio putonga. le gustaba mucho la porong...
se conocieron en una oficina plagada de ingenieros de todos los tipos, colores y tamaños. la recepcionista los cachó una vez que vinieron los dos bañaditos y a la misma hora.
- qué coincidencia. venían juntos?
lo más repulsivo de toda la situación es que para la mudanza de la oficina a zona norte, cerca de alguna fecha patria, la minita que vivía en la zona de la mudanza, ofreció su casa. aunque tal vez, el marido ofreció
- por qué no se vienen a comer a casa con todos tus compañeros de laburo? digo, así nos conocemos...
- y sí. estaría bueno. así se conocen. además, de paso le hacemos la despedida a la minita que echaron de la ofi.
y entonces organizaron la despedida de la minita que habían echado de la oficina a la cual unos cuantos ingenieros le tenían unas ganas terribles. el mago diez, incluido, que tenía que encontrarse un paracaídas para esconderse del macho alfa, al cual también le cabieron algunas de las compañeritas que trajo de invitación su mujer, la misma que se había curtido a algunos de sus compañeritos pero no justo al que no iba a venir pero la mensajeaba algunos días mientras estaba en la oficina.
- esto es puterío, como toda oficina.
reflexionó indignada, la minita que habían echado, cuando sorprendida por mago diez, se coló en el auto para que la acercaran al departamento de su asunto escabroso en el barrio de once. su asunto escabroso la estaba esperando en el monoambiente que compartían algunas noches. mientras iban en el auto, mago diez y la minita echada, se tiraron algunas palabras difíciles y audaces, jugando a la tentación, a la tendencia a ceder a los inescrupulosos instintos infiltrados, y si dinamita había de sobra entre éstos dos, química también. la minita echada le confesó en una de esas pausas tensas, que últimamente, estaba haciendo cualquiera. ésto, en respuesta a la iniciativa que le había jugado el mago que amagó diez veces diez. y a una cuadra del depto del apto, frenó frente a la puerta del telo aries de luces naranjas flúo, al lado de la estación de servicio las 24 hs., y se la tranzó.
- qué hacés, boludo?
- qué, no te gusta?
- sí, pero es cualquiera. yo te dije que últimamente estaba en cualquiera, pero, pará. bajá un cambio. che, está. basta. chau.
- chau, histérica. careta.
- chau, repelotudo.
y se bajó del auto de un portazo fuerte por los nervios, no por otra cosa. buscó chicle en la carterita, apretó 2d y se acomodó el pelo y la solapa del sobretodo rojo. su asunto escabroso ya había bajado para abrirle y cuando la vió, le comió la boca de un mordisco.
- mmm... qué recibimiento
-te hiciste algo? estás muy linda.
la minita echada le sonrío con malicia y respondió mordiéndole el labio superior.
- mmm qué rica que estás, hoy sabés muy bien.
- seee. hoy sé.

"por eso mo ve te, si ya estás, en el cielo. mo ve te, si ya estás, en el suelo"

jueves, 2 de junio de 2011

míster hide

decía que su pasión era la fotografía, pero que no había podido dedicarse a eso porque su padre quería que él fuese abogado. como buen nene de papá, le había hecho caso y había dejado de lado su verdadera pasión para reencontrarla después, a sus treinta y tantos. en el tiempo en el que salimos me mostró unas cuantas fotos que había sacado y como buena nena de papá, siempre le dije que le diera para adelante a su corazón. eran buenas, pero al fin y al cabo, yo que sabía. sólo le podía decir, me gusta esta, me gusta el concepto, me gustan estos colores, me gustan estas manchas, me gusta la idea, me parece copado que le des este enfoque, etc, etc, etc. también le decía, porque tenía dos hijos de diferentes mujeres, que sus mujeres lo debían querer mucho, quizás demasiado, para bancarle las desapariciones frecuentes que lo caracterizaban. un día, me dí cuenta de que en realidad era un adolescente. ví la imagen petrificada, aunque su cuerpo y su vida hubiera seguido veinte años más, algo de él había quedado detenido en ese momento. ahí fue cuando se me cayó del pedestal. porque siempre la culpa la tenía el otro, en especial, las mujeres, pero él no era capaz de tener un poco de reflexión y de responsabilidad al respecto. que te pase una vez está bien, pero que te pase ya dos veces y vayas por la tercera me parece un poco demasiado. y lo digo con todo el respeto del mundo, porque no me interesa juzgar.
compartimos un par de noches, un recital, un año de trabajo creativo, una obra de teatro, una pintada en el planetario el día de la primavera, tres cenas en lugares que no conocía, una noche hermosa en un departamento que tenía una calma especial color sahumerio, sombras nocturnas, música para dormirse, té macrobiótico y galletitas de avena. yo trepaba a su espalda y le hacía masajes. disfrutaba de acostar mi cuerpo sobre su espalda, de acariciarle el pelo, de hacerle cosquillas, de apretarle los puntos de contracturas. disfrutaba del contacto de los dos cuerpos. no disfruté del mal momento que me hizo pasar en el viaje que compartimos, porque evidentemente yo no estaba preparada y tenía actitudes de pendeja con expectativas que realmente no condicen con la condición de adultos. tampoco disfruté la última vez que la pasamos juntos. no era el momento. debía de haber escuchado a mi cuerpo, pero me lancé, como solía lanzarme a este tipo de aventuras, sin pensar nada. me volvió a llamar un par de veces, pero no me interesó contestarle. creo que se quedó enganchado con esa escena que le hice la última vez que lo iba a ver. él me había acercado a mi casa en su auto, y había frenado en una de las calles paralelas. como pensé que no lo iba a volver a ver, le encajé un beso. realmente me gustaba. y si era la última vez tenía que hacer algo. creo que eso lo debo haber imitado en alguna de las novelas para idiotas que ví durante mi adolescencia.

lunes, 30 de mayo de 2011

un poco de cielo en esta tierra

él vino a la fiesta con un amigo. ella había perdido el celular en la pista de baile y lo buscaba desesperadamente. cuando se cruzaron, tenían medio litro de cerveza en un vaso y otro tanto encima. ella le presentó a su amiga, él le presentó a su amigo, pero los amigos no se cayeron bien. él le encajó un beso exagerado y un poco violento. ella se sintió extraña.
- vamos a bailar.
- recién había perdido el celular en la pista de baile pero por suerte me lo encontraron.
- sos un peligro. tomás un poco y ya estás perdiendo el teléfono.
después de bailar con tanta sensualidad entre ellos que la gente los miraba, decidieron ir a tomar aire a la terraza de la casona vieja. allí encontraron a unos músicos que estaban haciendo algo parecido al jazz. el se empezó a hacer el galán con unas flaquitas que estaban sentadas por ahí. y ella se empezó a chamuyar a los músicos. cuando él se dio cuenta, se puso celoso y la tomó de la mano. le propuso que se fueran de la fiesta. ya era tarde. ella le dijo que tenía que despedir a su amiga. él le dijo que no sabía en donde estaba su amigo, pero que la esperaba afuera.
se encontraron en la calle. él se había puesto a leer un libro mientras la esperaba. ella lo invitó a pasar a su casa que quedaba cerca de la fiesta. el se negó. y le dijo que porqué no iban a su departamento. caminaron por las calles de un barrio que les hacía acordar a la ciudad de berlín hasta llegar a la parada del colectivo.
cuando llegaron a su departamento, se hicieron algo para comer, pero ella no pudo pegar un ojo. y escuchó entre sueños que él decía que no quería que ella estuviera allí. se sintió tan mal que decidió ponerse la ropa rápido y tomarse lo que sea para ir a dormir a su casa. hacía dos días que no descansaba bien. él se angustió con la despedida abrupta. le hizo recordar a heridas del pasado. a relaciones escabrosas. ella también estaba angustiada, pero se tomó las pastillas, desconectó el teléfono y se fue a dormir hasta la tarde. cuando despertó sintió ganas de llamarlo para explicarle el porqué de esa reacción y quedaron en encontrarse en la plaza a las nueve en donde se baila el tango. fueron a comprar una cerveza y la abrieron con el encendedor. se sentaron cerca de uno de los árboles en el piso y un artesano que por allí pasaba les dejó una pulsera a cada uno, violeta y roja, y les preguntó si eran novios. los dos lo negaron rotundamente. después de una charla hermosa, ella lo invitó a bailar. él le contó que tenía en sus planes irse de viaje solo por un tiempo y que era justo que ella lo supiera. ella le dijo que también tenía el plan de irse de viaje, y que gracias por avisar. fueron a la casa de él otra vez. prepararon unos fideos con crema y nuez moscada y pusieron el disco de the velvet underground. compartieron la cama divinamente. todos queremos un poco de cielo en esta tierra. esa mañana fue la última vez que se vieron.
ella viajó al norte para buscarlo, pero jamás coincidieron en tilcara.

domingo, 29 de mayo de 2011

andariega modestia

te asocio a tu algunavezamigo, el sarnoso, y a mi algunavezamiga, la sin-código. por eso este recordatorio tal vez no te haga justicia, sagitariano. es el karma de ser un anónimo más, aunque te esfuerces y trabajes para pedurar. en eso vos y yo somos parecidos. no por casualidad, mi luna tocaba tu sol y tu luna tocaba mi venus. las caricias y el sexo estaban bien. mejor que bien. y nosotros nos llevábamos bien, mejor que bien, como dos auténticos nerds, compartiendo a monty piton, the red balloon, el pan casero, weird fishes y house of cards, all night long, al balcón de la juan b justo, or john doesn´t want to see at all.

sábado, 28 de mayo de 2011

el chino

con el chino, nos conocemos de toda la vida. prácticamente, nacimos juntos. aunque yo vine tres meses después que él. fuimos al mismo jardín de infantes. después nos cambiamos al mismo colegio. y me enamoré perdidamente de él cuando tenía ocho años y hasta los doce. tiempo durante el cual le dediqué cuatro diarios íntimos, veinte millones de cartitas de deseos, siete hijitos y varios sueños. ya en la secundaria, fuimos mejores amigos, de verdad, mejores amigos.
con el chino, vivíamos en el mismo barrio, a unas cuadras de diferencia, y si sabíamos elegir bien cuáles caminar, estábamos en muy poco tiempo uno en la casa del otro. después, me mudé al otro lado de la estación y aún así, si seguías derecho por la avenida en la que quedaba mi casa, terminabas casi en la esquina de donde quedaba la suya.
con el chino teníamos una historia familiar muy parecida y muchas cosas en común. nunca conocí a alguien con quien me llevara tan bien que como con el chino. siempre estuvimos conectados. nos comunicábamos hasta sin palabras. él captaba dónde ubicar lo que yo estaba pensando y me respondía sin dudarlo. sabía quien era. nos entendíamos muy bien, aunque hay ciertas cosas que jamás podremos entender. por ejemplo, porqué.
con el chino empezamos a salir para fin de año antes de que yo me fuera a vivir a otro país y volviera. aún así, seguimos saliendo juntos durante cinco años. desde los diecisiete hasta los veintidós. el chino fue mi primer amor. yo fuí el primer amor del chino. el chino me vino a visitar cuando yo estuve viviendo afuera. con el chino nos fuimos de viaje de mochileros juntos. con el chino fue mi primera vez en todo. con el chino fumamos el primer porro juntos. con el chino jugamos al juego de la copa. con el chino hablábamos de todo. con el chino viajamos al uritorco. con el chino pasábamos mucho tiempo juntos. con el chino, nos acompañábamos en todo.
entonces, por qué.
- ey qué te pasa? cuando tenés esa cara y no hablás es porque algo te pasa.
- es que no estoy bien.
- otra vez?
- no sé. esto es difícil de decir. cada vez que volvemos estamos bien por un tiempo pero me empieza a pasar de nuevo lo mismo, que quiero salir, vivir otras experiencias, saber qué más hay en el mundo. somos chicos...
- pero podríamos estar viviendo juntos. yo estoy pensando en mudarme por acá cerca y tal vez podríamos intentar
-no. no me parece.
- pero si somos almas del mismo color. vos y yo nos entendemos bien. nos conocemos de toda la vida.
- si, pero no sé. no sé qué quiero. no soy feliz así. no sé qué me pasa.
- sabés qué, amor, ésto ya me cansó. no tengo porqué estar todo el tiempo convenciéndote. yo necesito alguien que me dé seguridad. necesito estabilidad. y vos nunca pudiste darme eso. y siempre va a ser igual. así que ahora te digo yo, ésto se termina acá. y te doy un consejo como amigo, cuidate porque hay muchos garcas sueltos.

jueves, 26 de mayo de 2011

advertidos

el tipo era un tipo pintón, alto. parecía un american héroe de los años 50. y tenía una voz espléndidamente grave, como la de mi tío el loco y cierto magnetismo escorpiano. un halo que oculta misterio e intensidad contenida y chispeante, se podía adivinar detrás del marco de los cuadrados anteojos. mi primer pensamiento fue llamarlo el harry potter de la oficina, cuando le preguntaba a mi compañera, disimuladamente, si me podía tirar algún dato de este curioso hombre.
- es un boludo, nena.
- por qué?
- porque está re loco.
- pero eso puede ser algo bueno tal vez...
- no. en serio te lo digo. se hace el importante, el galán y es un nabo.
- pero qué tiene de nabo?
- no sé es torpe. parece que está contenidamente nervioso todo el tiempo. además es un culo.
- si, no se lo ve sonreir seguido.
- además éste trabajaba antes acá y se fue de viaje. volvió hace unas pocas semanas. yo no lo conozco mucho, pero cande me contó que estuvo saliendo con la minita de cuentas y que ella lo dejó porque era un looser total.
- pero la minita de cuentas es una pelotuda. no confío en su criterio.
- por qué te interesa tanto saber de este gil, mmm?
- no sé. lo veo interesante. pero no crucé ni dos palabras.

pasaron las semanas y harry potter volvía a la oficina con más excusas que razones verosímiles. las conversaciones eran interesantes y continuaban por teléfono. una tarde, después del almuerzo, encontró una carta en el escritorio a su nombre. leyó,
me estoy quedando sin excusas para pasar a visitarte. por qué no tomamos un café alguno de estos días?
entre otros detalles de cortesía burguesa.
ella se quedó petrificada y con una hermosa sonrisa de estúpida, disfrutó esos segundos de felicidad de mariposas en el estómago. volvió a leer la nota varias veces durante la tarde y mientras esperaba el colectivo. cuando llegó a su casa y antes de irse a dormir. apuntó el celular que habían dejado de remitente y esperó hasta quedarse dormida.
al otro día no hubo ni noticias del fulano por la oficina. parece que se había ido de viaje al complejo de rosario por unos días. ella pensó una y mil veces qué palabras elegir para escribir un mensaje de texto coherente que notifique que había llegado la información. pero prefirió esperar a que regresara y en todo caso, le aclarara si estaba dirigido a ella, si por algunas de esas casualidades de la vida, se había equivocado en dejar aquella nota en su escritorio.
- y, recibiste la nota que te dejé?
- sí.
- y qué te pareció?
- mirá, yo estoy en una situación complicada en este momento. pero acepto la invitación.
- dale. así me explicás de qué se trata el asunto. te parece este lunes a las seis en éste lugar?
- bueno. quedamos así. cualquier cosa, si te surge algún imprevisto, me avisás a este número.
y le deslizó un papel con el teléfono por lo bajo.

se encontraron en ese lugar, pero ella llegó un poco tarde de lo que hubiera querido. le costó encontrar el lugar. lo divisó a lo lejos y se dio cuenta de que el tipo se había arreglado para la ocasión. le entró inseguridad porque ella estaba hecha un desastre. pero saludó y se acercó hacia la mesa en la que él la esperaba.
- hola. cómo estás?
- bien, ahora que te veo. pensé que tal vez no venías.
- pero si te dije que quedábamos así. no? en todo caso te aviso. no tenés que preocuparte.
- qué querés tomar?
- un cortado chico.
- pidamos.
- bueno, y de qué se trata el asunto de tu complicación. me muero de la intriga.
- mirá, yo estoy en una relación complicada, bah, en realidad estuve durante un tiempo hasta que el tipo me cortó y me desquicié. me lo volví a encontrar de casualidad hace unas semanas. de hecho nos vimos un par de veces y lo conversamos, pero tengo toda la intención de cortar eso porque es insano. no sé de relaciones free lance. te cuento porque merecés saberlo.
- está bien. ya me habías comentado algo. ya lo sabía. me lo aclaraste varias veces cuando llamé por teléfono. no todo lo que me acabas de decir, sino que estabas con alguien pero no en buenos términos.
- sí? bueno, si accedí a venir es justamente porque la nota que me escribiste me movilizó mucho más de lo que me hubiera imaginado.
- en serio? porque tardé un montón en decidirme, y me tuvo que ayudar mi hermana a redactarla. el tema es que me gustás mucho y quiero conocerte. hace mucho tiempo que no me pasaba.
- vos también me gustás mucho, desde la primera vez que te ví. tengo clarísimo que si las cosas se pudieran arreglar con fulano, no estaría acá. pero entendés que hay un tercero?
- si. entiendo. pero es como vos decís, si las cosas con él estuvieran bien, no estarías acá conmigo.